Menú
​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Normal] ♕ Return Of Kings
Jue Ago 04, 2016 11:36 am por Invitado

» Abadie ficha terminada
Lun Jul 25, 2016 3:25 am por MakanoElUkeGamer

» ¿Siguen activos los admin?
Jue Jul 21, 2016 8:17 pm por Kurt Davies

» ~Reglamento Obligatorio~
Jue Jul 21, 2016 3:10 pm por Kyklo

» Bel Kae Nom Legends - Afiliación élite
Sáb Mar 26, 2016 4:47 pm por Invitado

» Saint Seiya Eternal Spirit [Afiliación Élite]
Jue Mar 24, 2016 3:48 pm por Invitado

» Nadir Kamal Daher
Mar Nov 24, 2015 12:38 am por Nadir Daher

» PearlHook University [Normal]
Sáb Oct 31, 2015 10:53 pm por Invitado

» Publiforo - Invitación
Vie Oct 30, 2015 4:13 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Sáb Mar 22, 2014 12:04 am.
Lucius Skevinton
Contact
Rumiel
Contact
René Founier
Contact
{8/12}

¡Vota por nosotros!
Shiki Topsite!

Musica Foro Madness by Crilancelo Finrandi on Grooveshark

Licencia de Creative Commons
Madness Love está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported.Cualquier edición, historia o texto pertenece a sus respectivos dueños, si se plagia cualquier dato o diseño del foro sera denunciado por la seguridad del foro y de sus usuarios. Todos los recursos utilizados aquí, han sido tomados de Zerochan, Google, entre otros. Los créditos pertenecen a sus respectivos dueños.Especial agradecimiento a PYRITE WOLF @ SOURCECODE Por el hermoso tablón de Anuncios, y el menú desplegable. Este Foro se visualiza perfectamente con Google Chrome.

Circe [Ficha]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Circe [Ficha]

Mensaje por Circe el Miér Mayo 13, 2015 6:38 pm

◘Nombre:Circe
◘Apellido: Ebers (pero no lo usa)
◘Edad: 22
◘Estrato Social: Trabajador
◘Ocupación: Floricultor/Encargado de una floristería.
◘Inclinación Sexual: Pansexual (Nunca ha tenido una experiencia que le haya hecho descubrir esto, pero al ser mitad hamadriade no hace mucha distinción entre sexos, sobre todo porque en el bosque creció rodeado de algunas criaturas mágicas que carecían de uno definido. Entiende las diferencias biológicas como medio de reproducción, así como ocurre con las flores o los animales)

◘Descripción Psicológica:
Híbrido, hijo de una hamadriade y un humano. Circe es tranquilo, su hablar siempre parece susurrante. Es honesto, intuitivo, sensible, paciente y perseverante, pero también es indeciso y siempre debe esforzarse por no ver la vida de forma muy pesimista. Esto se debe a que reprimió su voluntad durante gran parte de su vida. Es dedicado y apasionado respecto a las cosas que le gustan, y severo con aquellas que no. Su rostro es sutilmente expresivo, hace alusión a su sensibilidad: cuando se alegra, se alegra mucho. Cuando se deprime, lo hace de verdad.
Con los clientes es amable y atento, pero muy cauto, y no intentará entablar conversación con alguien fuera de la tienda. Desconfía de las personas, les teme un poco porque a diferencia de las plantas, a la gente no puede entenderla, no tiene forma de saber cuales son sus intenciones. Es un poco tímido con sus semejantes pero cuando se enoja en serio pierde la timidez y dice las cosas sin reparo, sin pelos en la lengua. Esta realmente cansado de ver demonios y almas en pena, al igual que de ver la fortuna de la gente.

◘Descripción física: En muchos sentidos, Circe es como el serbal. Su estatura es de 1.70cm, es de contextura delgada pero su cuerpo es firme con la madera del serbal, tiene la tez clara pero bronceada y palidece de un día para otro si no le da el sol. Su cabello es largo hasta la cintura, de color verde brillante durante la primavera y se va volviendo un poco más opaco con el paso de las estaciones, pero sin perder su coloración. Tiene unos mechones que son como vetas rojas, el mismo rojo de los frutos del serbal (que de igual forma varían un poco con las estaciones). Sus ojos grandes tienen la misma tonalidad de su cabello y el resto de sus facciones son lisas, delicadas. Tiene dos lunares en el lado izquierdo de su rostro, uno debajo del ojo y otro debajo de la boca.
Viste normal, con ropa cómoda y combinaciones básicas de color, o neutras. En la tienda se le verá con botas de jardín y delantal. Siempre huele a flores.

◘Historia:
Las hamadriades son ninfas del bosque ligadas a un árbol en especifico, se alimentan de él y a cambio le protegen y lo hacen crecer. Existía en un valle una pequeña arboleda donde predominaban los serbales. Una vez, la hamadríade del serbal más grande y bello de la pequeña fracción de bosque se enamoró perdidamente del hombre que iba todas las tardes a descansar bajo su sombra. Fue tanto su amor que cuando un día él no volvió más, ella salió en su búsqueda aun sabiendo que si se alejaba de su árbol solo desaparecía lentamente. Lo buscó por los poblados vecinos durante cinco meses, pero ocurrió algo que la hizo volver a su serbal. Sabía que para entonces ya era demasiado tarde, su cuerpo ahora era translucido y no le quedaba mucha fuerza, no obstante usaría la energía de las últimas hojas verdes de su árbol para dar a luz al niño que llevaba en su vientre. Las demás ninfas, animales y otros seres del bosque se apiadaron de su condición, y a pesar de su traición la ayudaron dandole un poco de sus bendiciones, y de esa manera, al séptimo mes, nació Circe, aunque ese nombre lo recibiría mucho después.

Durante sus primeros siente años, al igual que su madre durante los últimos dos meses de su vida, el pequeño vivió gracias a las bendiciones del bosque. A pesar de que su sola existencia era un sacrilegio sin precedentes, no solo fue perdonado, sino que también fue amado. Los arboles que estaban conectados por sus raíces podían sentir como si fuesen un solo corazón latiendo, así que el resto de hamadriades llegaron a sentir por el infante un amor maternal casi tan fuerte como hubiera sido el de su madre. El pequñeito se convirtió en el hijo consentido del boscaje entero. Lo alimentaban con las bayas más dulces, calmaban su sed con el divino rocío de las mañanas, le enseñaron a hablar el idioma de los árboles, a distinguir y a usar las hierbas y las flores. Pasaba las mañanas correteando con los animales, aprendiendo el silbido de cada ave que ahí habitaba Durante las tardes las ninfas eran sus maestras, sin embargo durante las noches buscaba estar solo. Le gustaba dormir  junto al tronco hueco que alguna vez fue su árbol madre.  

A  medida que iba creciendo, fue descubriendo también la magia que había heredado de su progenitora: poderes visionarios y curativos. Pero había recibido tantas bendiciones desde antes de nacer, que también podía hacer crecer pequeñas flores, a veces ni siquiera tenía que desearlo, estas crecían sobre él suelo donde Circe se quedaba dormido. Los frutos se volvían mas dulces y jugosos si él los tocaba y también descubriría algo que las ninfas ya sabían. Cuando él era aun un bebé, cada vez que rompía en llanto un demonio menor o espíritus oscuros aparecían. La primera vez las mágicas féminas se alarmaron porque ellas podían desaparecer dentro de sus árboles, pero Circe era mitad humano, esconderlo de la misma manera era imposible y por menor que fuese el diablillo aparecido, ellas no podían enfrentarse a un ser como aquel. Se sorprendieron al ver que cuando el ser infernal intentó acercarse al infante, algo se lo impidió. Aquello se repitió una y otra vez, y nunca ningún diablillo pudo si quiera tocarle. El pequeño podía invocar demonios y espíritus errantes, pero también podía repelerlos, como el propio serbal.

Un día escuchó una bella melodía que le tocó el alma. La armoniosa composición tenía un efecto apaciguador en él, sentía como si estuviese siendo llamado e instintivamente siguió el sonido hasta su origen. Se encontró con un hombre que hacía sonar una flauta traversa, y aquella fue  la primera vez que tenía de frente a un humano. Quizás por su condición de híbrido y por el melodioso sonido que era capaz de producir, sintió cierta empatía, una curiosidad que le inhibió el instinto. El hombre comenzó a ir todos los días al mismo claro para tocar su flauta, al principio el pequeño solo escuchaba escondido entre los arbustos o se trepaba con anterioridad en los arboles, pero eventualmente el flautista se dio cuenta de su presencia, y lo invitó a acercarse. Ninguno de los dos hablaba la lengua del otro, por lo que se entendían a través del lenguaje de la música y los gestos, pero el infante que aprendía con excepcional rapidez pronto pudo hablar el mismo idioma del hombre, quien le contaba miles de anécdotas de como era el mundo fuera del bosque, de todos los lugares en los que había estado.  Circe, que en contra las ninfas que no veían aquello con buenos ojos, continuó yendo a su encuentro, le regalaba en retribución por sus canciones y sus historias maravillosas flores que él mismo hacía crecer, y pociones que había aprendido a hacer con las ninfas. El hombre se dio cuenta de que las esencias florales que el pequeño le obsequiaba olían mejor y duraban más tiempo que cualquier perfume, que las bayas que le compartía eran más dulces que cualquiera otra en el mercado, y supo que eso se debía a que las flores y los frutos le cedían sus dones al pequeño consentido del bosque. Cuando el flautista pudo hacer uso de la palabra, se presentó como George Ebers, y le preguntó al pequeño por su nombre, pero las ninfas nunca le habían dado uno. “Entonces, te llamaré Circe de ahora en adelante” fueron sus palabras, y sin saber porque, al hijo del bosque le hizo inmensamente feliz el haber recibido un nombre de aquel hombre al que había comenzado a querer tanto.

Sin embargo, su tranquila vida en el bosque no duraría para siempre. Una tarde, Ebers anunció que no podría regresar más, pero que quería que Circe se fuese con él a la ciudad. Aunque al menor le entristeció profundamente el saber que no podría volverlo a verlo, su lazo con el bosque era mucho mayor, así que se negó. El hombre se mostró triste y decepcionado, pero no insistió, en su lugar le dijo que le dedicaría una última canción, y la melodía que sonaba tan nostálgica le arrebató al chiquillo un par de lagrimas antes de que caer profundamente dormido por el sopor en el que la música lo sumergió. Cuando despertó, no estaba en el bosque, sino dentro de cuatro paredes de concreto. Ebers lo había llevado consigo, alejándolo del bosque en contra de su voluntad, y ni bien despertó, se encontró que aquel hombre tenía el mismo rostro de su amable flautista, pero no era la misma persona. Este hombre tenía un semblante distinto, uno sombrío y le dio una sentencia inmediata: le daría su apellido, le enseñaría a estar y a comportarse entre las personas, lo haría encajar en la sociedad pero solo hablaría con quienes él se lo permitiese, y lo mismo era con sus actos. Debía de ahora en adelante acatar cada una de sus ordenes, trabajaría para él y ¿Por qué cualquier oposición o acto de rebeldía estaba fuera de discusión? Para responder aquello le enseñó una planta en una maceta y frente a sus ojos le prendió fuego, pero aquellas llamas tenían una coloración distinta, mas fría. La planta comenzó a consumirse, y Circe al poder escuchar su desesperación intentó apagarlo, pero ni la tierra ni el agua ni nada reducía las llamas. Ebers le explicó que aquel era fuego alquímico elaborado con su sangre y nadie más que él podía apagarlo. Anunció que de no cooperar su precioso boscaje ardería de la misma forma, junto con toda su familia.

Así, comenzó el infierno del hijo del bosque, lejos de su hogar, traicionado por el flautista del que se había dejado cautivar, y haciendo cosas que odiaba hacer. Resultó que aquel hombre era el lider de una red de asesinos que operaban, desde luego, en la clandestinidad. Trabajaban para el mejor postor y movían los hilos de los funcionarios del país. La utilidad del chico estaba en que para Ebers no había forma más sutil, silenciosa y eficaz de asesinar que por medio del envenenamiento, y si Circe quería que una manzana común se volviese mortífera, casi que solo tenía que pedírselo al fruto. Pero además, le encontraría otro uso. Durante los primeros días, los gritos de su corazón atraían a todo tipo de espíritus malignos y demonios menores (criaturas que no alcanzaban a tener forma humana) hacia él, pero al igual que ocurría cuando era un bebé, ninguno de esos entes podía acercársele. Ebers que ya estaba bastante familiarizado con el ocultismo vio en ello una enorme puerta que abriría sin decoro. En contra de su voluntad, Circe se hizo un experto en la elaboración de venenos, y por el bien de los suyos siempre hizo todo lo que Ebers le pidió. Aunque el hombre lo introdujo como su hijo tal como había dicho, para los demás el joven era como un muñeco sin voluntad bastante útil.  

Así pasaron ocho años, Ebers no le permitía salir tan libremente por las calles, pero había un jardín interior exclusivamente para él, porque Circe podía vivir durante días apenas comiendo algunas bayas, pero no podía prescindir del agua ni de la luz solar. Un día, se escabulló dentro un pequeño pajarito cantando una canción que contaba la historia de un pequeño arbolado ubicado entre dos colinas que después de ser muy prospero de repente una vez ardió en un fuego púrpura durante días, y que nunca de su suelo carbonizado volvió a germinar vida. Circe se alarmó, los pájaros solían repetían canciones que escuchaban pero era imposible tanta coincidencia. Se las arregló para escapar de Ebers y de alguna manera también consiguió llegar a donde su pequeño bosque debía estar, solo para comprobar que lo que la canción del pajarito era cierta, ya ni una sola plantita existía sobre aquel suelo ennegrecido. Llamó a las ninfas, a los animales, silbó para las aves e intentó hacer crecer flores en el suelo de carbón, pero ahí ya no había vida.  Ninguno de los seres que habían sido su familia respondió a su llamado, sabía que con los árboles habían muerto sus madres las hamadriades, pero ni las demás ninfas ni los demás espíritus volvieron tampoco. ¿Cuando había ocurrido aquello? Durante ocho años había seguido al pie de la letra cada orden dada por Ebers, ¿Por qué había ocurrido aquello? Estaba deshecho, su razón para vivir todos esos años había sido consumida por el fuego, pero no solo eso, había perdido todo y a todos a quienes tenía en el mundo. La ira lo invadió y aun cuando ahora podía escapar de su captor, regresó para enfrentarlo. Ebers admitió que el bosque había ardido el mismo día en que ambos partieron y no solo eso, sino que al ver que ya no tenía material de chantaje usó su última carta para amedrentarlo. Le enseñó un trozo de madera de serbal diciendo que se lo había regalado la hamadriade que vivía dentro como prueba de su amor por él. Circe palideció, no había forma de que no pudiese reconocer el olor característico de la madera del árbol de su madre. El hombre por el que ella había muerto y el flautista que lo embaucó eran la misma persona, Ebers era su padre. Le hizo aquella revelación pensando que con eso podría seguir ejerciendo control sobre él, pero aun cuando todo lo superaba, Circe sostuvo que nunca volvería a usar los dones de las plantas para sus viles propósitos. El cruel lider lo encerró en una habitación donde solo entraban un par de rayitos de sol durante contados minutos al día, y le daba poca agua para mantenerlo débil pero nada funcionaría, Circe prefería morir que seguir con todo aquello.

Estuvo dentro de esas cuatro paredes por un par de meses aproximadamente, hasta que una agrupación que se había formado con familiares y compañeros adoloridos de aquellos a quienes Ebers había asesinado llegó para juzgar al hombre por sus actor. Acabaron con el grupo de asesinos y al encontrar a Circe como un prisionero, lo liberaron dejándolo ir a su suerte. El joven tomó el trozo de madera de serbal y abandonó finalmente su prisión. Durante mucho tiempo intentó curar y revivir el terreno del pequeño bosque, pero las flore crecían por todos lados menos ahí. No podía vivir en otros bosques, las ninfas bien se lo habían dicho “No salgas de este bosque, ellos no lo entenderán”. De niño no lo entendía, pero ahora sabía que se referían a su hibridez. Entonces vagó sin rumbo durante un tiempo, a pesar de que le costaba confiar en las personas se topó con algunas almas buenas que le ayudaron. Afloró en él el deseo de llevar una vida normal, propia, pacifica, poder valerse por su cuenta, así que comenzó a trabajar en viveros y huertas. Intentó hacer otros trabajos pero realmente para eso era lo único en que era bueno. Pero a eso se dedicó día y noche, y ahora después de seis años por fin ha reunido dinero suficiente para abrir su propia tienda, modesta y pequeña pero suya al fin y al cabo. Consiguió que en un apartado lugar llamado la Villa de rose,  cierto burgués, a través de sus trabajadores, le rentara una pequeña casa en la que años atrás hubo una panadería pero que ahora llevaba bastante tiempo abandonada. El estado de deterioro le costó más de un arreglo, pero estaba dichoso. Instaló la floristería en la parte de adelante y adecuó  la parte de atrás para vivir. Se trata de un espacio sin divisiones donde se encuentra la cocina, el baño, un pequeño comedor y la cama.

No tenía muchas referencias sobre aquel lugar, pero se trasladó sin mucho pensarlo. Después de todo, un lugar tan apartado y rodeado de parajes naturales parece el destino perfecto para comenzar de cero su nueva y pacifica vida.

Referencia de la floristería:



◘ Gustos:
Circe ama la naturaleza, la vida en sí misma: plantas, flores,animales (los ama a todos pero se siente extrañamente atraído por los gatos) bosques, praderas, etc. Le apasiona cuidar de las plantas, disfruta de verlas crecer, de cantarles mientras lo hacen (tiene voz suave para el canto). Su otra pasión es elaborar esencias, le encantan los aromas florales y herbales (es para lo único que soporta usar el fuego) Le encanta la música y es débil a ella, a la composición de las notas. Estar al aire libre, los espacios amplios y verdes, prefiere la noche pero necesita del sol para vivir, así que le debe cierto culto al día. Lo que más le gusta comer son frutas, las bayas especialmente. Ama el agua, los jugos, todo lo refrescante. Su objeto más preciado es el trozo de madera que perteneció al árbol de su madre.  

◘Odios:
No tolera el irrespeto o el maltrato a la naturaleza, y además le tiene cierto temor al fuego. Los espacios cerrados y muy reducidos no son mucho de su agrado, ni los ruidos fuertes. No le gusta el hecho de que pueda a traer demonios y espíritus y lo que menos soportaría es volver a sentirse utilizado o traicionado. No le gusta su nombre, y para él no tiene ningún apellido.

◘Habilidades:
En habilidades practica es increíblemente bueno para hacer las plantas crecer, para sanarlas o para hacer fértiles a los suelo. Esto además es porque las bendiciones que recibió del bosque hace que las plantas le cedan más fácilmente sus dones. También se le facilita por esto elaborar cosas a partir de plantas, como esencias y aceites. (Es experto en venenos, pero estos ya nunca los hace)

De nuevo, Circe es un serbal, tiene sus propiedades y la que los celtas le atribuyeron:
-Su cuerpo es resistente como su madera.  
-Tiene poderes curativos, puede curar con su intención poniendo las manos sobre la herida pero es más fuerte y eficiente cuando se toma algo que venga de él como la sangre.
-Poderes visionarios: si bebe una gota de sangre ajena, muchas imágenes de su vida vendrán a su cabeza pero casi siempre de manera desorganizada, por lo que solo responde tres preguntas de la persona en cuestión. La tendencia es mayor hacia sucesos negativos, muy poco ve cosas buenas.
-Protección e invocación: Circe puede espantar o repeler maldiciones, demonios o espíritus, fuerzas del mal. Pero también puede invocarlas, las atrae y al igual que pasa con su poderes curativos, cualquiera cosa que venga de él sirve para proteger o conjurar.

◘Debilidades:
Cuidar plantas y elaborar cosas con ellas es lo único que sabe hacer bien, es torpe para el resto de los oficios (en especial para la cocina por dos razones fundamentales: 1. Le teme al fuego así que evita usarlo lo mas posible 2. No necesita muchos alimentos, le basta con algunas bayas y un poco de pan)

En cuando a su condición de serbal:
- Si deja de recibir luz solar o no bebe agua suficiente, se debilita rápidamente.
-No puede usar sus poderes curativos consigo mismo, y al emplearlos con su intención, como usa su energía para exteriorizar esa propiedad, se debilita.
-Las visiones que tiene al probar la sangre de otra personan llegan de manera desorganizada y agresiva, por lo que le ocasión un fuerte dolor en el pecho y jaqueca.
-Aunque puede invocar o repeler por su propia voluntad, esto se le dificulta bastante porque su sentir se alinea con lo que invoca y en el caso de las almas atormentadas por ejemplo, puede sentir un poco de su tormento. Además, puede hacerlo, pero no puede impedirlo. La mayoría de veces ocurre sin él desearlo, los entes aparecen cuando experimenta sensaciones intensas y negativas, como miedo, ira o tristeza, convirtiéndose más en una molestia que en una ayuda. De igual forma puede repelerlos si desea, pero la mayor parte del tiempo lo hace de manera involuntaria. Los demonios que puede invocar son menores, no alcanzan a tener forma humana. Lo mismo pasa con las maldiciones que puede romper, solo puede hacerlo si la fuerza espiritual del que la puso es inferior a la suya.

Por ultimo, no tiene habilidad alguna para ningún tipo de lucha pero aprendió a defenderse utilizando pociones o polvos que prepara para por ejemplo, aturdir al enemigo y así poder escapar, como una hamadriade lo haría. Su mayor defensa es huir y esconderse.

◘Datos extras:
-El lenguaje de los arboles es fácil de olvidar si dejas de escucharlo, pero Circe aun escucha susurros de vez en cuando. También el canto de las aves, cuando él dice “Me lo dijo un pajarito” habla con todo el sentido literal del caso.
-Circe es mortal como un hombre pero longevo con una hamadriade, a partir de los 18 años su proceso de envejecimiento se volvió mucho más lento.  
-Odia el nombre que se le fue dado y en algún lugar aun registra con el apellido Ebers pero no lo usa. “Circe” en cambio lo deja porque siente un gran cargo de conciencia por todas las personas que murieron por sus venenos, así que llevar ese nombre es una manera de no olvidarlo y de auto infligirse  una condena.
-Nunca ha visto una imagen de su madre pero tanto las ninfas como su progenitor le dijeron que él era su vivo retrato.  
-Su cabello aunque lo corte crece muy rápido y atrae a las aves, pero no le agrada a los gatos, estos últimos huyen de él, para su desgracia.
-No le gusta usar sus poderes visionarios, pero debido a la represión psicológica que padeció, aun hoy no podría negarse a hacerlo si le dijeran “El serbal tiene secretos para quienes quieren escucharlo” Esa era la clave que las personas autorizadas por Ebers debían usar para pedir los servicios de Circe, él por su parte sería castigado si usaba sus poderes para otras personas.

◘Imagen del personaje:
1:
2. De esta ignorar las alas y los cuernos en la cabeza:
3:
4:

ΩNombre Real del personaje: Makishima Yuusuke
ΩSerie: Yowamushi Pedal


"Sólo tú y yo sabemos lo que ignora la gente al cambiar un saludo ceremonioso y frío, porque nadie sospecha que es falso tu desvío, ni cuánto amor esconde mi gesto indiferente..."

Circe
Trabajadores
Trabajadores

Mensajes : 9

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Circe [Ficha]

Mensaje por Zennu Noah el Dom Mayo 31, 2015 4:39 pm


Zennu Noah
Piratas
Piratas

Mensajes : 65

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.